Cómo hacer un exfoliante corporal casero

Tu piel es el órgano más grande de todo tu organismo y cuidarlo es fundamental para preservar tu salud. Por eso, vamos a explicarte cómo hacer un exfoliante corporal casero. Porque para exfoliar no siempre es necesario que tengas que gastar tu dinero en productos cosméticos.

Exfoliar la piel debe estar dentro de tus rutinas de cuidado corporal porque es necesario, pero no es algo que debas hacer todos los días. De hecho, debes espaciarlo en el tiempo para no eliminar tu capa natural protectora de tu piel.

Pero, ¿por qué se debe exfoliar? Tu dermis se divide en 5 subcapas por las cuales viajan células dérmicas que ayudan a cuidar la salud de la misma. Cuando llegan a la parte superior, su ciclo vital se acaba y se mueren.

Una vez muertas su condición natural es desprenderse y caerse, pero no siempre ocurre y cuando se quedan adheridas se acumulan y generan impurezas. Esto hará que la piel se quede más reseca y tenga un aspecto menos saludables.

Por esto, es tan importante exfoliar la dermis, porque así, podrás eliminar estas células muertas e impurezas que se acumulan. Se regenerará y tendrá un mejor aspecto y mucho más saludable. Si no quieres gastar dinero en cosméticos exfoliantes, tienes la opción de hacerlos caseros.

Hacer un exfoliante casero es una buena opción

Hacer un exfoliante corporal casero es una opción excelente porque sabrás exactamente cuáles son los ingredientes que lleva y será 100% natural.

Te asegurarás que realmente sea un producto apto para tu piel y tus características personas y además, sin químicos que te puedan perjudicar tanto a corto como a largo plazo. Además, lo harás con ingredientes que tienes por casa, ¡más barato imposible!

Por supuesto, para que este tipo de sustancia casera funcione tendrás que tener ciertos hábitos en paralelo a su uso:

  • Mantener una buena alimentación
  • Beber abundante agua cada día
  • Olvidarte de la vida sedentaria
  • Dejar malos hábitos que estropean tu dermis como fumar o beber alcohol

No importa el tipo de dermis que tengas, porque podrás conseguir buenos resultados siempre que ajustes los ingredientes a tus características dérmicas.Después de su uso, es muy recomendable usar un buen hidratante corporal para mantener tu dermis aún más cuidada.

No lo hagas todos los días

Como te hemos avanzado más arriba, exfoliar la piel es necesario pero no debes hacerlo todos los días. Dependiendo de tus características dérmicas es importante que recuerdes lo siguiente. Si tu piel es:

  • Normal. 1 vez por semana.
  • Grasa o mixta. 1 o 2 veces por semana.
  • Sensible o con alguna afección. 1 vez cada 2, 3 o más semanas dependiendo de tu dermis.

Ingredientes para tus exfoliantes

Existen algunos ingredientes que siempre van bien en cuanto a hacer exfoliantes corporales caseros porque son los estrella para acabar con las células muertas. Además estarás cuidando tu dermis de la forma más natural posible.

Estos ingredientes naturales estrella que puedes combinar en tus recetas son los siguientes:

  • Azúcar. Granos que exfolian muy bien.
  • Sal. Igual que el azúcar pero más abrasivo.
  • Café. Cuanto más molido esté mejor, es buen exfoliante y además también trata la celulitis.
  • Avena molida. Ideal para pieles más sensibles.
  • Arcilla verde. Abstenerse pieles sensibles porque reseca.
  • Zumo de frutas. Cuida la dermis y con aceites esenciales es mejor.
  • Aceite de oliva virgen extra. Hidrata profundamente, no apto para pieles muy grasas.
  • Aceite de coco. Muy hidratante y tampoco muy apto para pieles muy grasas.

Te va a gustar: Masajeador anticelulítico: las mejores opciones

La base más importante

Cuando hagas tu propio exfoliante corporal casero existen algunos datos que debes tener presente para que la base de tu fórmula sea perfecta para ti. Para ello recuerda:

  • Usa ingredientes que tengas en casa o que te gusten más
  • Añade más o menos ingredientes dependiendo de cómo sea tu dermis
  • Si la sustancia está demasiado seca puedes añadir más aceites

Aunque cuando uses aceites no tienes que pasarte, ya que si tienes la piel grasa puede ser contraproducente para ti. No querrás que sea una sustancia demasiado grasa porque podrías obstruir los poros.

Puedes echar el aceite a ojo pero teniendo en cuenta que si tienes la piel grasa necesitarás menos y si la tienes seca, más. Además del aceite puedes combinar tus ingredientes con otros componentes:

  • Diferentes tipos de sal
  • Diferentes tipos de azúcar
  • Café molido como si fuese harina
  • Semillas de fresa o amapola trituradas
  • Huesos de aceituna bien trituradas
  • Cáscara de nuez bien molida

En cuanto a los aceites puedes pensar en diferentes tipos, pero que todos sean benévolos con la dermis. Por ejemplo:

  • Aceite de macadâmia
  • Aceite de karité
  • Aceite de almendras dulces
  • Aceite de girasol
  • Aceite de aguacate

Otros componentes especiales que puedes tener en cuenta para añadir a tu fórmula casera son:

  • Aceites esenciales
  • Vitaminas
  • Cacao en polvo
  • Flores de lavanda
  • Glicerina

Sigue leyendo porque te va a gustar: Crema anticelulítica Lipozone: mi opinión

Recetas que te van a gustar

A continuación vamos a darte algunas recetas de exfoliantes corporales que te van a gustar, solo son ejemplos.

Siguiendo las fórmulas que te vamos a indicar puedes incluso hacer tus propios exfoliantes e ir probando ingredientes hasta que encuentres el que sea mejor para ti.

Hacerlas es muy sencillo, pero las que te vamos a comentar son bastante populares gracias a su eficacia.

Sal y aceite

La sal debes usarla con moderación porque es bastante abrasiva. Si tienes la piel sensible o dañada, no uses esta fórmula. Escoge la sal que más te guste y añade a medio vaso de sal un cuarto de vaso de aceite (el que prefieras).

También puedes añadir aceites esenciales (a tu gusto). Recuerda que tanto con este como con cualquier otro exfoliante, debes usarlo en la ducha haciendo masajes circulares en ascendente de pies hasta hombros.

Azúcar, miel y aceite

El azúcar es también abrasivo pero menos que la sal. Para hacer este exfoliante necesitarás una cucharada de azúcar blanco o moreno, tres cucharadas de miel y dos de aceite de oliva. Remueve todo y te quedará una pasta excelente.

Azúcar, limón y aceite

Para esta receta necesitarás 3 cucharadas de azúcar blanco o moreno, 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y medio vaso de zumo natural exprimido de limón.

Si además quieres que la piel te quede más hidratada, solo tendrás que mezclar a la receta  3 cucharadas de crema hidratante que te guste.

Café y aceite

El café deberá estar bien molido para evitar irritaciones. Este ingredientes promueve la circulación sanguínea y también lucha contra la celulitis. Necesitarás: dos tazas de café molido y tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Seguro que te interesa: Línea Xeracalm de Avène: mi opinión

Cómo exfoliar bien

Ahora que ya sabes algunos ejemplos de recetas para hacer exfoliantes corporales caseros, es necesario que sepas cómo exfoliar bien tu piel. Si lo haces bien debe ser placentero y en ningún caso debe causarte dolor.

Para exfoliar bien debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Usa el exfoliante siempre con la piel limpia y húmeda.
  • Aunque el grano es mejor que sea grueso, si tienes la piel sensible es mejor que optes por opciones molidas y menos agresivas
  • Haz un masaje ligero sin apretar con movimientos circulares y en ascendente
  • Haz el masaje durante varios minutos (de pies a hombros) y deja que la sustancia repose unos 3 minutos
  • Luego retira la sustancia con abundante agua tibia
  • Al salir de la ducha échate una crema hidratante que te guste
  • No uses el exfoliante en zonas delicadas de tu organismo (cuello, escote, rostro, zonas íntimas o axilas)
  • Puedes usar las manos o algún dispositivo para exfoliar con mayor eficacia como una esponja exfoliante o un guante.

No te lo puedes perder: Cuál es el mejor gel exfoliante

Conclusiones

Como has podido comprobar los exfoliantes corporales caseros son ideales para cuidar tu dermis al máximo y además son 100% naturales. Puedes tener tu propio salón de belleza en el cuarto de baño de tu hogar. Los resultados serán maravillosos siempre que seas constante en tus rutinas.

Aprenderás a tener un cuidado corporal mucho más exhaustivo y entenderás la importancia de hacerlo. Es más, aprenderás a identificar cuáles son los ingredientes que van mejor con tu tipo de dermis.

Porque si haces una receta y ves que no te va muy bien, solo tendrás que descartar ese ingrediente de la base de fórmula y escoger otro que se adapte mejor a ti. Lo importante es que sea natural y que sepas cómo combinarlos correctamente.

Ahora que ya sabes cómo hacer un exfoliante corporal casero, ya puedes disfrutar de una piel mucho más saludable y en buen estado todo el tiempo. ¡Notarás una dermis mucho más cuidada y radiante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.