¿Agua micelar o tónico? Aprende a diferenciarlos

agua micelar caseraHoy en día, con la cantidad de productos tan similares en aspecto que tenemos a nuestro alcance, es muy fácil darles el uso equivocado pensando que servirán para el mismo fin. Un claro ejemplo es el agua micelar y el tónico.

Estos dos productos suelen llevar a confusión, ya que muchas mujeres no tienen todavía muy clara la diferencia que hay entre ambos, así como el uso específico de cada uno, dando como resultado un uso erróneo que no nos ayuda a cuidar nuestra piel como debería.

Este problema es más común de lo que parece. Es totalmente normal ya que cada vez se desarrollan más productos para incluir en la rutina de cuidados faciales, los cuales son muy similares en aspecto y uso, por lo que a veces sentimos que necesitamos de un máster para aprender a usarlos todos.

Hoy te voy a contar la diferencia que hay entre el agua micelar y el tónico, dos productos que suelen llevar a confusión.

El primer paso para saber diferenciarlos y usarlos correctamente es saber qué son, más allá de que sean un líquido transparente para usarlo en la cara.

¿Qué es un agua micelar?

agua micelar

 

El agua micelar es un producto que tiene como fin limpiar la tez, aquí es donde intervienen las micelas.

Las micelas son unas moléculas muy pequeñas que se agrupan formando una especie de esfera, la cual se queda “flotando” en el agua, lo que se suele conocer como un coloide.

La función de las micelas es clara, atrapar cualquier suciedad que pueda haber en nuestro rostro, ya sea sudor, maquillaje o cualquier resto.

Probablemente te preguntes qué tipo de magia hacen estas moléculas llamadas micelas para retirar la suciedad ¿verdad?

La clave está en su estructura, en las micelas podemos diferenciar dos partes, una es soluble en grasa y la otra en agua.

De esta forma, al entrar en contacto las micelas con nuestra piel, conseguirán “atrapar” o disolver los restos aceitosos o maquillaje waterproof sin problemas, así como la suciedad que no sea de carácter aceitoso.

Algo muy importante respecto a las micelas es sobre su tamaño, hemos dicho antes que son muy pequeñas pero no lo suficiente como para poder penetrar por nuestra piel y entrar en nuestro organismo, por lo que no hay ningún problema en su uso.

Descubre aquí otros usos que puedes darle a este producto.

¿Qué es un tónico?

agua rosas

Luego está el tónico, el cual tiene como función equilibrar el pH, nutrir y preparar nuestra piel para los productos de después.

Es cierto que hace unos años los tónicos dejaban la piel seca y bastante tirante, consecuencia de la gran cantidad de alcohol que tenían en su formulación.

Hoy en día este problema ya no existe, de hecho los tónicos actuales dejan la piel suave e hidratada.

Podríamos decir que en su formulación vamos a encontrar esencialmente agua, junto con ingredientes pensados para cuidar y nutrir nuestra piel, como puede ser el agua de rosas o la glicerina.

Además, también es bastante común que incluyan ácidos exfoliantes o agentes antioxidantes.

El propósito principal del tónico es equilibrar el pH de nuestra piel tras su limpieza, cerrar los poros, retirar cualquier tipo de célula muerta que tengamos y obviamente darle un plus de hidratación a nuestra piel.

Entonces, ¿Cuándo debo usar cada uno?

A estas alturas probablemente ya sepas en qué momento de la rutina facial debas usar cada uno.

Lo cierto es que una vez se conocen sus características principales es fácil entender dónde encajarlos. No obstante voy a explicarlo para que todo quede claro y no de lugar a confusión.

En una rutina de cuidados faciales ya sea por la mañana o bien por la noche, siempre debemos empezar por limpiar nuestra tez.

Para ello usaremos los productos limpiadores que tengamos ya sea un jabón para la cara, un gel limpiador o bien el agua micelar.

usos agua micelar

Efectivamente, el agua micelar debemos introducirla siempre al principio de nuestra rutina.

Es una de las partes esenciales de la limpieza, podemos usarla sola o bien en conjunto con otros productos, todo depende de si necesitamos una limpieza más profunda o no.

Te gustará: Aprende cómo hacer un agua micelar casera.

Recuerda que para aplicar correctamente el agua micelar debes usar un algodón el cual estará impregnado en el producto. Cuando lo pases por la cara y se vaya ensuciando debes cambiarlo por uno nuevo hasta que el algodón salga limpio.

Una vez tenemos la piel limpia y libre de cualquier suciedad, lo lógico sería pensar en hidratarla ¿verdad? La respuesta es sí pero primero hay que preparar la piel para ello, ¿cómo la preparamos? Muy fácil, con el tónico.

Con la piel limpia es momento de usar el tónico. Para ello sólo tendremos que coger un algodón, empapado en el tónico y pasarlo por nuestro rostro dando ligeros toques.

De esta forma eliminaremos cualquier resto que pueda quedar de la limpieza y estaremos preparando la piel para su hidratación.

Finalmente, sólo quedaría usar un serum apropiado, nuestra crema hidratante favorita junto con el contorno de ojos.

Resumiendo, el agua micelar se debe usar siempre al inicio de nuestra rutina para limpiar nuestra piel, seguidamente será momento de aplicar el tónico para darle paso a la crema hidratante.

A partir de ahora no tienes excusa para saber diferenciar bien el agua micelar del tónico y por consiguiente aplicarlos en el momento justo de tu rutina facial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *